Mal Olor

DIETA DESODORANTE

"Esta dieta sigue un método completamente natural a base de plantas medicinales. Con ella eliminarás toxinas y equilibrarás los fluidos de tu cuerpo."

 

Asociar el sudor y su olor a la higiene personal de las personas puede ser una conclusión equivocada puesto que en  la gran mayoría de los casos se debe a algún desajuste interno. Esta dieta te permitirá perder peso a la vez que regulas tu organismo y eliminas los desordenes internos que provocan el fuerte olor del sudor. 

Algunos medicamentos, infecciones, hongos de la piel, desajustes hormonales, problemas metabólicos y una mala dieta son los factores más habituales que lo provocan.

Ahora que se acerca el verano, esta dieta será ideal para acabar con las molestias que el sudor puede provocar en nuestra vida diaria. Prueba la dieta desodorante y verás como a parte de perder peso mejoras tu alimentación diaria y regulas el sudor y su olor. 

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

 

  • Esta dieta permite perder peso a la vez que se reduce e incluso elimina el mal olor del sudor en poco tiempo.

 

  • Regula el organismo reajustando nuestro equilibrio interno a una alimentación sana.

 

  • La dieta basa sus principios en las plantas medicinales, de forma que se trata de un tratamiento completamente natural.

 

DIETA

Ejemplo de menú para un día:
DESAYUNO. 
Para beber, elegir entre:

 

  • Una infusión  de Salvia, Milenrama y Menta
  • Un zumo de piña
  • Un vaso de zumo de limón con agua y una cucharada sopera de levadura de cerveza.

Para comer, elegir entre:

  • Pan integral con mermelada o paté vegetal (ahora se venden muchos a base de Soya).
  • Fruta bien madura.

Antes de la comida. Elegir entre:

  • Una cucharada sopera de Clorofila diluida en un vaso de agua.
  • Una cucharada, de las de postre, de vinagre de manzana diluido en un vaso de agua.
  •  Una cucharada sopera de zumo de Aloe vera o Sábila en un vaso de agua.

COMIDA. Elige entre:

  • Verduras (la mitad que sean crudas y que no falten los germinados).
  • Arroz, maíz, pasta, quínoa, amaranto, cous-cous, mijo, cebada, avena.
  • Tofu, Seitán o gluten, Tempeh, lentejas, soja y cualquier poroto o legumbre.
  • De postre tomar manzana, pera o unos pocos frutos secos.
  • Después de las comidas podemos tomar la infusión de Salvia (no tomar durante el embarazo)

MERIENDAElige entre:

  • Unas galletas integrales
  • Fruta con una infusión relajante o digestiva.

CENA. 

  • Una sopa depurativa (apio, alcachofa, nabo, alga Kombu, puerro, zanahoria y la mondadura de una manzana).
  • Verduras y un poco de proteína.
  • Una fruta y una infusión.

 

INDICACIONES

 

  • Beber abundante líquido a fin de eliminar las toxinas (1,5 a 2 litros día).

 

  • Aumentar el consumo de fruta y verduras reduciendo a la vez los alimentos de origen animal y el exceso de sal.

 

  • Eliminar los hábitos tóxicos (alcohol, café, tabaco) y aumentar la práctica del deporte.

 

  • Llevar una correcta higiene diaria (ducha y cambio de ropa). Vestir con prendas naturales como el algodón y prescindir de lassintéticas.

 

  • Tomar una o dos tazas por día de infusión de Milenrama y Menta.Con la infusión podemos tomar un par de tabletas de Carbón vegetal o dePapaya.

 

  • Si queremos hacer un tratamiento de choque podemos hacer un ayuno a base de fruta durante un par de días.

Alimentos poco recomendables:

  • Carne y sus derivados.
  • Leche de vaca, quesos curados.
  • Ajo, cebolla, exceso de especias.
  • Alcohol y café.
  • Col.

Alimentos muy recomendables:

  • Las verduras verdes y los germinados (por su clorofila)
  • La fruta (la manzana, papaya y piña son las mejores)
  • Las pipas de calabaza y la levadura de cerveza (zinc y vitamina B6)
  • Los cereales integrales y los frutos secos (magnesio).

Plantas medicinales ideales:

  • Aloe Vera o Sábila, Salvia, Alfalfa, Milenrama, Carbón vegetal.
  • Si el estrés es el culpable tomaremos: Melisa, Pasiflora, Azahar, Lavanda y Manzanilla.

 

TEN EN CUENTA

 

  • Durante las dos primeras semanas intentaremos reducir la proteína animal al máximo. Pedid consejo a vuestro médico o especialista.